7 de abril de 2021

La triste historia del MI Raymond Weinstein

"La fantasía nunca arrastra a la locura; lo que arrastra a la locura es precisamente la razón. Los poetas no se vuelven locos, pero sí los jugadores de ajedrez." Gilbert K. Chesterton.

 El MI Raymond Wenstein nació en Brooklyn y era considerado uno de los mayores talentos del ajedrez estadounidense. Si hablamos de su vida es importante y curioso apuntar que este ajedrecista acudió al Erasmus Hall High School. Éste era el instituto de Bobby Fischer, aunque Raymond iba dos cursos por delante al sacarle dos años de edad.

 A lo largo de su carrera ajedrecística cosechó numerosos exitos: campeón junior de Estados Unidos en 1958, primer tablero del equipo universitario de Brooklyn college que ganó el título nacional o uno de sus mayores éxitos, su victoria en el campeonato del mundo de estudiantes por equipos con la selección estadounidense. En su septima edición, disputada en Leningrado en 1960, los estadounidenses consiguieron una de las pocas victorias en el periodo posterior a la segunda guerra mundial ante un equipo de la Unión Soviética. El conjunto estaba compuesto por Lombardy (primer tablero), Charles Kalme (segundo tablero), Raymond Weinstein (tercer tablero) y Anthony Saidy (cuarto tablero). Weinstein empató por la medalla de oro individual en el tercer puesto. Me llama la atención de que Charles Kalme ocupara el segundo puesto en vez de nuestro protagonista, pero lo cierto es que también se salió con la obtención de una medalla de oro.  En 1960 Raymond fue incluido en el equipo estadounidense que obtuvo la medalla de plata en la Olimpiada de ajedrez de Leipzig, le acompañaban Fischer, Lombardy, Byrne, Bisguier y Rossolimo.

Jugó el campeonato de Estados Unidos en 1961 donde cosechó su mayor éxito individual alcanzando el tercer puesto, sólo por detrás de Fischer y Lombardy. Este resultado tan notable le otorgó de manera automática el título de Maestro Internacional. La consecución del tercer puesto llevaba de la mano la clasificación del interzonal de Estocolmo en 1962, sin embargo ni él ni Lombardy lo jugaron. Finalmente fueron Benko y Bisguier. 

Curiosamente Benko logró pasar del Interzonal al Candidatos, la historia es curiosa. En el Interzonal de Estocolmo  hubo un triple empate en el 6° puesto, se realizó un desempate con el sistema todos contra todos a dos rondas. Stein ganó el desempate, pero fue excluido debido a una regla ordenada en el Congreso de la FIDE de 1959 que limitaba el número de jugadores de un país a 3 competidores. Ya que Petrosian, Geller y Korchnoi clasificaron mejor que él, Stein fue excluido y el último puesto para el Torneo de Candidatos fue para Benko. 

Volviendo a Raymond, en 1963 se graduó en Psicología y viajó a Amsterdam a cursar estudios de posgrado. Sin embargo, parece que para este momento estaba desarrollando o ya había desarrollado problemas de salud mental muy graves. Tanto es así que parece ser que tuvo un altercado físico con el MI y profesor de psicología neerlandés Johan Barendregt. Después del altercado fue deportado e ingresado en Estados Unidos, allí cometió el asesinato de su compañero de habitación de 83 años empleando una navaja. Había tenido una discusión.

En su autobiografía "My life, games and compositions" Benko comenta que la mayor parte del tiempo era un hombre muy bueno. Lo define como educado y callado, pero que en ocasiones hacía cosas extrañas. Narra como en una ocasión Edmondson le dijo que algo iba mal en una habitación de hotel. 

-Algo va mal con este Weinstein.

-¿Qué?

- Estuvo aquí antes que tú. Cuando entró dejó la puerta abierta. Le pedí que la cerrara pero se negó y dijo: "No puedo. Tengo que ver si alguien me está persiguiendo".

Tartajubow On Chess II: Raymond Weinstein

2 de abril de 2021

El bocho se ve rojiblanco desde el monte Arnotegi

  

Estoy aquí, sentado bajo un árbol del monte Arnotegi, contemplando esta ciudad rojiblanca y sus alrededores. Banderas futboleras engalanan una colmena de ladrillos y cemento. A pesar de la distancia puedo vislumbrar la decoración en todas las balconadas, tejados e incluso escaparates. En realidad no tengo una vista tan buena que me alcance a ver los comercios, pero los prismáticos y mi imaginación ayudan.

Dejo los catalejos sobre la hierba distraido por el ruido que mete la gente aquí. ¿Por qué tengo que oír los ensordecedores gritos de la gente en plena naturaleza? Se supone que este es un lugar tranquilo, donde los únicos sonidos a escuchar son el murmullo del viento y el canto de los pájaros. A estas alturas tenía que haber aprendido que venir al monte en un día festivo no garantiza la tranquilidad. En cualquier caso me da igual, tengo preparados unos tapones para los oídos que al menos atenuarán los berridos.

Me los coloco y empiezo a comer una ensalada con mi bolsa de patatas Los Leones. La ciudad da una sensación de falsa tranquilidad. Es la calma que precede a la tempestad, ya que sé a ciencia cierta que todo el mundo está nervioso. Si el fútbol ya juega un papel importante en nuestra sociedad en circustancias normales... Esta final va más allá de lo importante, la población aquí la vivirá con una devoción y un fervor cuasi religioso que me da hasta miedo. A un día de escucharse el pitido inicial ya lo estoy sintiendo. De hecho el partido no se vivirá, sino que se revivirá una y otra vez durante décadas. Gane la Real o gane el Athletic los comentarios, las burlas y las bromas caerán como una losa sobre los seguidores del bando perdedor, al menos hasta que se repita una final con los mismos contendientes. Así que los chistes puede ser vitalicios, al fin y al cabo no está previsto que un partido entre donostiarras y bilbaínos por un título se repita en un periodo razonable de tiempo.

Los Leones Patatas fritas del Athletic Club de Bilbao ...

Dice el camarero de una cafetería donde suelo tomar café, quien llegó a ser semiprofesional en segunda división B, que quiere que gane el Athletic. Sin embargo comenta que si pierde no se va a llevar un disgusto, a diferencia de la parroquia rojiblanca que frecuenta su establecimiento. Yo quiero que gane porque es el club de mi ciudad, porque no he visto la gabarra en mis casi treinta y dos años y por los seguidores del Athletic que amo o aprecio. En definitiva, por la buena gente de la ciudad que vislumbro desde las faldas del monte, no por el club como entidad y mucho menos por los jugadores.

GAZA- Mujeres buscan conquistar nuevos espacios con un ...

El himno de nuestro conjunto rojiblanco viene a decir que como el equipo surgió del pueblo, el pueblo le ama. Sé que esta frase hace referencia a la singular filosofia del club, pero el canto encierra también una visión romántica que no llego a creerme del todo. Desde hace algún tiempo en todo lo relacionado con el deporte profesional soy muy escéptico. Lo que quiero expresar es que los jugadores están por el vil metal y no les culpo porque están en su derecho. Lo que me sienta mal es que muchos, que no todos, estén endiosados y ajenos a la realidad del pueblo que se cita en el himno. Sin entrar en demasiados detalles, algunos de ellos no me parecen un modelo de buena conducta. En realidad no es algo propio del Athetic sino del fútbol en general. La hinchada y los derechos de televisión les alzaron al Olimpo hace tiempo, sobre todo el pago por visión. Esto se ha manifestado más aún en tiempos de pandemia, con el negocio en marcha a pesar de que los estadios de primera están cerrados. La venta de entradas a los socios y aficionados han demostrado ser menos importantes en cuanto a generar dinero. Otra cuestión es el ambiente, sin gente que anime el fútbol pierde toda la pasión y la gracia, se convierte en un monstruo sin alma.

Paso a deleitarme con las fresas y me pregunto para cuánta gente de Bilbao las finales serán lo más importante este año, me temo que para mucha. El fútbol tiene esa capacidad tan singular de distraernos y no centrar nuestra atención en lo realmente importante. En cualquier caso, en tiempos tan duros de pandemia no focalizar nuestros pensamientos en el dichoso virus y evadirnos nos vendrá bien. Con un poco de suerte igual el equipo de nuestro bocho se alza con la victoria y alegra al personal. La que se puede armar si se obtiene un título es grande, pero no quiero ni pensar en lo que sería que se ganaran ambas finales. Está difícil, en especial la final contra el Barcelona. Creo que la mayoría se conforma con ganar una y si es la de la Real mucho mejor.

Lo que tenemos que hacer en caso de ganar es evitar las aglomeraciones que se vieron ayer en la despedida del equipo; ser, como en tantas otras ocasiones a lo largo de la dilatada historia del Athletic, un ejemplo de hinchada. Sin embargo soy realista y sé que una hipotética victoria después de más de treinta años va a arrastar una marea humana incontenible. Desde este blog que ningún aficionado al Athletic leerá, hago una llamamiento a la prudencia. Yo aprovecharé para subir a algún monte y divisaré todo desde alguna colina con sombra.

En cualquier caso, pase lo que pase, nuestras vidas seguirán tan alegres, tristes, miserables o rancias como siempre. Os dejo para ponerme a leer algunas poesías de Idea Vilariño, no confudir con su contemporánea Ida Vitale, si los domingueros que me rodean me respetan un poco. Aupa Athletic!

Idea Vilariño.jpg

31 de enero de 2021

Querido Jose Manuel

 Querido Jose Manuel,

Es tan duro escribir esto que no sé ni por dónde he de empezar. Supongo por tanto que lo mejor será comenzar por el principio, como en toda historia.

Yo ya conocía la sede de Zuri-Baltza por algunas concentraciones de la Academia Técnica de Ajedrez. A finales de los noventa, principios de los dos mil, aquel lugar irradiaba solera. Podías respirar la gloria añeja de los encuentros pasados contra la Peña Rey Ardid en los desgastados tableros de madera y el primitivo mural con piezas adheridas mediante velcros. Sin embargo, no fue hasta que ingresé con 12 años al club cuando conocí el capital humano que ofrecía aquel vetusto y frío local.

 

Allí estabas tú, con tu sonrisa perenne, siempre dispuesto a jugar y a trasladar tu pasión por el ajedrez a todos los jóvenes que ingresábamos por la puerta. Lo cierto es que tu ilusión sobrepasaba a la de todos aquellos chavales, pues la juventud se lleva en el corazón. La mayoría de aquellos imberbes proyectos de ajedrecistas se fueron tan rápido como llegaron, pero tú siempre permaneciste allí. Conociste y acompañaste a muchas generaciones de talentos, algunos se conviertieron en maestros y cambiaron de club, otros abandonaron el ajedrez por los estudios o sus primeras novias, pero todos guardaron un bonito recuerdo de ti. Y es que nunca te importó acercarlos a cualquier lugar donde se celebrara un torneo o asesorarlos sin pedir nada cambio. 

Thor Odinson 64: junio 2013

Recuerdo que poco después de acudir por primera vez a Zuri-Baltza te acercaste a ver mis partidas en un campeonato escolar, por el mero hecho de apoyarme y verte rodeado de un montón de críos que apenas sabíamos mover las piezas. Le diste a mi aita tu preciso informe sobre mis partidas y saludaste a tus amigos de la organización.

Daba igual que en aquel torneo infantil no hubiera nivel, los tableros y las piezas siempre suponían para ti un imán irresistible. Viajaste así por todo Euskadi, de torneo de la amistad en torneo de la amistad, disfrutando de tus amigos y su compañia. Tampoco te perdías nunca tu cita anual con Benidorm, donde solías compartir momentos con tu inseparable Alberto.

Te recuerdo siempre pegado a tu pequeña cámara digital, captando momentos especiales dentro y fuera de los tableros. Luego siempre había momentos para regalarnos tu instantáneas en papel, algunas de las cuales no sólo forman parte de la historia del club sino de nuestras vidas.

Daba igual que ya tuvieras una fotografía con Anand o con Topalov, toda presentación de torneo o fin de partida era buena para pedir una instántanea a tus ídolos. Te encantaba poder hablar con ellos y siempre te mostrabas muy agradecido por poder compartir un momento con ellos. Estar entre maestros tan fuertes te hacía sentir como un niño grande.

Por supuesto que no todo era viajar y jugar, a tu rol como socio fundador de Zuri-Baltza y dinamizador del club le siguió el de presidente. Trabajaste durante años por mejorar el club, incluso cuando ya eras muy mayor. Fue entonces cuando entré yo para coger tu testigo de 2015 a 2019. No fue fácil seguir tu estela, pero creo que logramos modernizar mucho el club y que quedaste muy satisfecho con los cambios que realizamos.

En esos años me percaté realmente de todo cuanto habías hecho por el club, de como con frecuencia cargabas sobre tus hombros con todo el peso de la organización de un torneo. Ejemplo de esto son los campeonatos cadetes y juveniles de Bizkaia que durante infinidad de años se llevaron a cabo en Zuri-Baltza gracias a tu desinteresada labor. Recuerdo cómo a una avanzada edad te encargabas de colocar tableros y piezas, poner a puntos los relojes y  preparar las planillas. El ajedrez era como un hijo para ti, estabas dispuesto a darle todo cuanto fuera necesario sin pedir nada a cambio.

A tus 76 años de edad, con esa fuerza de voluntad que te caracterizaba, abordaste la tarea de organizar los actos el 50º aniversario del club, a destacar la realización de una tirada especial de camisetas y un torneo social aniversario con una posterior celebración que jamás olvidaré. Guardo también cada una de las planillas de ese torneo y un sinfín de recuerdos asociados que me llevaré a la tumba.

Si hablamos de tus labores organizativas desinteresadas es imprescindible señalar todas las exposiciones filatélicas que llevaste a cabo en los Campeonatos de Euskadi, Bizkaia Chess and Gazte, etc. Tu colección de sellos de ajedrez, que con tanto cariño fue creciendo a lo largo de los años, es una de las más importantes del mundo. Disfrutabas ampliándola poco a poco, intercambiando correspondencia con coleccionistas de todo el mundo que te hacían llegar sellos.  Espero que tu familia encuentre la manera de que el trabajo de recopilación de toda una vida tenga continuidad. Este esfuerzo debe dejar un legado.

Tampoco debe ser despreciada tu colección de libros de ajedrez, que por su amplitud tuviste que trasladar a un amplio trastero dedicado en exclusiva al almacén de revistas, libros y todo tipo de material impreso.

Ahora bien, ¿qué decir de tu fuerza ajedrecista? Fuiste un fuerte Preferente, con un característica inclinación por la táctica. Los ritmos rápidos y tu estilo te pasaron factura en la última etapa de tu vida. En cualquier caso, a la avanzada edad de 75 años e invitado en la inauguración de manera improvisada, fuiste capaz de competir dignamente en el Campeonato de Euskadi absoluto de 2014. Me alegra haber podido vivir contigo con tanta ilusión nuestra victoria sobre Sestao en la final de Copa de 2013, fue todo un hito para un club de amigos el derrotar al todopoderoso equipo de la margen izquierda.

 

Esta maldita pandemia nos ha robado la salud, la posibilidad de abrazar y besar a nuestros seres queridos, la ilusión... Nos ha agravado o nos ha creado también problemas psicológicos como la ansiedad o la depresión. Todo el mundo está sufriendo mucho por la incertidumbre laboral, económica, el miedo a enfermar y muchas otros problemas. Es más difícil que nunca ver el futuro con optimismo y pensar que podemos salir de ésta. Sin embargo personas como tú, con la sonrisa permanente en la boca haciendo lo que les apasiona, son las que nos empujarán a salir de ésta.

Sólo muere lo que se olvida. Descansa en paz amigo, ten por seguro que tus amigos de Zuri-Baltza jamás te olvidarán.


Puedes llorar porque se ha ido, o puedes

sonreir porque ha vivido.

Puedes cerrar los ojos

y rezar para que vuelva

o puedes abrirlos y ver todo lo que ha 

dejado;

tu corazón puede estar vacío

porque no lo puedes ver,

o puede estar lleno del amor 

que compartiste.

Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el 

vacío y dar la espalda,

o puedes hacer lo que a él le gustaría:

Sonreír, abrir los ojos, amar y seguir.